Alcudia, 30 de octubre de 2020. – ACASA, en colaboración con el Ayuntamiento de Alcúdia, de sigue avanzando a buen ritmo para mejorar la eficiencia hidráulica del municipio, esta vez, con un proyecto de sectorización de la red de abastecimiento de agua que permitirá controlar y acotar de manera más eficaz el agua no registrada.

Los trabajos implican la segmentación de la zona de distribución de agua potable en cuatro grandes sectores -Alcúdia Pueblo y zona norte desde Marina hasta Manresa, Puerto de Alcúdia, Alcanada y Mal Pas-Bonaire-, que, a su vez, se dividirán subsectores.

Para que los sectores funcionen y sean controlados de forma independiente, se han instalado 36 contadores considerados puntos de control, entradas o salidas, que permitirán supervisar un total de 25 subsectores. Por su parte, el sector de Alcanada y Mal Pas-Bonaire al tener depósitos propios de regulación funcionarán con un sistema de control propio.

Cada uno de estos puntos de control lleva instalado un contador con tecnología IoT, que permite registrar los datos de caudal de manera 24/7, una novedad que responde a la línea que viene aplicando ACASA -compañía encargada del Servicio Municipal de Aguas de Alcúdia- de promoción de soluciones innovadoras en el ámbito de las Smart Cities,

Así, con la sectorización y el registro de datos, se consiguen patrones de consumo, se observan los caudales mínimos nocturnos y se realizan balances hídricos de cada sector, logrando así llevar a cabo una gestión activa en la búsqueda de fugas, identificando las zonas más desfavorables y actuando sobre ellas. En definitiva, “un proyecto que permite al municipio adaptar la gestión de la red a las necesidades concretas de cada sector y optimizar el funcionamiento de la red”, según ha explicado la alcaldesa de Alcúdia, Bàrbara Rebassa, “cuestiones clave para asegurar una gestión eficiente de los recursos hídricos del municipio”.

Por otro lado, el servicio ha incorporado un equipo de brigada buscafugas, cuya misión es la localización anticipada de las fugas no visibles, que no afloran a la superficie. Gracias a él se han logrado reducir hasta la fecha 600 m3 diarios de agua, que equivalen al consumo diario de toda la zona de Alcanada, según afirma el jefe de servicio. 

Por último, y aunque los trabajos se han centrado principalmente en la Red en Baja (la red se puede separar en dos partes: Red en Alta, que va desde el Depósito General hasta la zona de consumo y está compuesta de dos tuberías DN350 y DN250 de aproximadamente 10 km de longitud cada una, y Red en Baja o zona de distribución y consumo), en la red en Alta está previsto instalar un contador electromagnético DN300 nuevo antes de finalizar el año, que se sumará a los 3 contadores ya existentes para poder controlar los rendimientos de esta parte de la red.