Asegurar la prestación de agua potable con los máximos estándares de calidad y eficiencia sigue siendo una prioridad para ACASA -la compañía encargada del Servicio Municipal de Aguas de Alcúdia y las urbanizaciones de Crestaix, S’Ubach y Son Toni de Sa Pobla adquirida recientemente por FACSA- y el Ayuntamiento de Alcúdia, quienes continúan trabajando en un plan de mejora del servicio de abastecimiento tras lograr recientemente que la zona de Alcúdia y Puerto disponga de agua apta para el consumo humano.

Ahora, las últimas actuaciones realizadas han permitido reducir a la mitad la dureza del agua de abastecimiento de esta zona, pasando de 68 a 34 grados hidrométricos franceses (ºH F). Los anteriores valores responden a las características de aquellas zonas abastecidas por agua subterránea como es la isla de Mallorca y en general de la costa mediterránea -, aunque no suponían ningún riesgo para la salud ni impedían el uso del agua con normalidad. 

Esta rebaja proporciona beneficios inmediatos para la población, como es una disminución de la generación de incrustaciones en los electrodomésticos y redes interiores, pues uno de los efectos más conocidos en lugares en los que el agua de abastecimiento presenta una elevada dureza es la formación de incrustaciones calcáreas comúnmente denominadas como cal.

Otro efecto muy visible en aguas de distinta dureza (un agua “dura y un agua “blanda”) es su diferente comportamiento ante la adición de jabón, pues en presencia de la misma cantidad de jabón, la aparición de espuma es mucho menor si se trata del agua “dura”, con la consiguiente necesidad de añadir más cantidad de jabón si nos encontramos en este extremo.

Además, esta reducción también implica una mejora tanto del sabor del agua como de la sensación que deja en la piel en la higiene personal.

Es importante conocer la dureza del agua de abastecimiento de nuestra localidad, ya que ese dato nos permite ajustar el funcionamiento de determinados electrodomésticos que ofrecen dicha posibilidad (sobre todo lavadoras y lavavajillas). Esta regulación previa del aparato permitirá que se operen cambios en el funcionamiento del mismo en función del valor seleccionado y, de este modo, se compensen los efectos negativos que un agua de elevada dureza puede provocar, con el consiguiente mejor funcionamiento y mayor duración del electrodoméstico. Esta actuación, junto con los trabajos llevados a cabo los meses anteriores -que han permitido, entre otras cosas, maximizar la eficiencia de las instalaciones y mejorar la atención a los abonados y abonadas- reafirma el compromiso del ayuntamiento y la empresa concesionaria por la calidad y la mejora continua, siempre con el principal objetivo de mejorar el bienestar de los ciudadanos de Alcúdia y Puerto