Alcudia, 07 de abril de 2021. – Mejorar la calidad y eficiencia del servicio de agua potable de Alcúdia y las urbanizaciones de Crestaix, S’ubach y Son Toni de Sa Pobla ha sido el principal objetivo de la empresa ACASA desde que pasó a manos de FACSA. Gracias a ello, se ha llevado a cabo una serie de intervenciones de gran calado entre las que destaca la potabilización del agua suministrada, la sectorización de la red de abastecimiento y un renovado servicio de atención al público. Además, la tecnología pasa a tener un papel estratégico central, con proyectos relacionados con el telecontrol y la automatización de los procesos.

La obtención de la calificación de agua apta para el consumo por parte de Sanidad en el abastecimiento de Alcúdia y Puerto ha sido una de las medidas más aplaudidas por los vecinos y vecinas de la zona, que llevaban décadas demandando mejorar un agua que presentaba graves problemas de calidad debido a los altos niveles de nitratos.

Para lograr este objetivo, el equipo de ACASA llevó a cabo una revisión y puesta a punto de las instalaciones de captación y de tratamiento e implementó una solución consistente en la monitorización en continuo de los parámetros más relevantes del agua suministrada, mejorando el tiempo de respuesta ante posibles incidencias. De igual forma, se comenzó a realizar un seguimiento continuo de la calidad del agua de aporte de las captaciones y de los niveles de los acuíferos con el objetivo de realizar una gestión eficiente de las mismas.

La eficiencia ha sido otro de los puntos de mejora. Hace un año el municipio Alcúdia tan solo disponía de tres contadores de agua para controlar los 170 km de canalizaciones, por lo que resultaba imposible realizar una búsqueda activa de las fugas. Para solucionar esta deficiencia, la nueva gestora planificó y ejecutó la sectorización de toda la red en baja del municipio, creando un total de 25 sectores hidráulicos e instalando 36 contadores de sector capaces de retransmitir sus datos en continuo. Gracias a ello, se revisan diariamente los consumos nocturnos de cada sector y se realizan balances hidráulicos con cada facturación para efectuar una búsqueda activa de fugas con la que se ha conseguido reducir el caudal diario un 25 %, reparando un 46 % más de averías que en 2019.

Del mismo modo, la apuesta de ACASA por la tecnología se ha hecho evidente durante todos estos meses y ha sido fundamental para que se hayan podido dar una respuesta rápida a las necesidades del servicio. Por un lado, se amplió el sistema de telecontrol y automatización a fin de poder realizar un control y gestión de todas las instalaciones del abastecimiento de forma remota, lo que hace posible llevar a cabo una gestión más ágil y eficiente de los recursos, ya que permite la supervisión en continuo 24 horas desde el Centro de Control de las instalaciones más críticas y los parámetros de la calidad del agua más relevantes.

Otra de las grandes apuestas ha sido la atención al público, un ámbito en el que el servicio ha mejorado la calidad con la apertura de una nueva oficina y la ampliación del equipo de atención al cliente, del horario de atención telefónica -que ahora es de 24 horas- y de las vías de contacto disponible, incluyendo ahora el correo electrónico y el WhatsApp.

De la misma forma, se ha actualizado el sistema de gestión de clientes poniendo a disposición de los abonados y abonadas una oficina virtual a través de la que poder realizar gestiones como la facturación electrónica, la contratación telefónica o la realización de trámites online y se ha renovado la página web y el modelo de factura.

Todos estos retos relacionados con la calidad del agua, la eficiencia de los procesos, la digitalización o una mejor atención al público- forman parte de un modelo de gestión sostenible que pretende fomentar un uso responsable del agua, así como el crecimiento social y medioambiental de Alcúdia y las urbanizaciones de Crestaix, S’ubach y Son Toni de Sa Pobla.